Acompañar a los hijos en su regreso al colegio es la propuesta del programa “Aprender en Familia” de Fundación CAP. Enfocarse en lo bueno, retomar paulatinamente las rutinas y conversar con los niños sobre el proceso son algunas de las recomendaciones.

Vivir la entrada a clases en clave optimista es la propuesta del programa “Aprender en Familia” de Fundación CAP. La gran mayoría de niños regresará el colegio el 5 de marzo, fecha fijada por el Ministerio de Educación. “Cientos de padres e hijos retomarán una rutina que, para muchos, había quedado en el olvido después de casi tres meses de vacaciones”, explica la psicóloga Claudia Soto de dicha iniciativa, subrayando la importancia de reforzar el entusiasmo y la constancia para retomar los hábitos. 

En este escenario, ella entrega útiles consejos para que las familias puedan prepararse para recibir este nuevo año escolar:

  1. Restablecer paulatinamente ciertas rutinas habituales unos días antes de comenzar las clases: Horarios para volver a la cama, comer, ver televisión o utilizar el computador.
  2. No transmitir estrés a los niños previamente con las compras de uniformes, útiles, conocer los cursos nuevos, exigencias de notas, etc.
  3. Destacar  los aspectos positivos  de esta vivencia: Reencuentro con los amigos, la posibilidad de aprender cosas nuevas y enfrentarse con una serie de desafíos entretenidos pueden ser parte de las conversaciones.
  4. Compartir con los hijos sus temores e inquietudes, sin minimizarlos o restarles importancia, alentarlos a verbalizar sus emociones para que se sientan acompañados y contenidos en este proceso.
  5. Organizar con tiempo la compra de uniformes y útiles, entregándole a ellos un rol activo en la elección.

¡Los padres también!

El que los apoderados se involucren en el colegio es una de las claves para un aprendizaje exitoso, para lo cual Fundación CAP hace las siguientes sugerencias:

  • Fomentar una actitud positiva y de valoración hacia la educación, rescatando aspectos positivos de la vida escolar, de los docentes y de sus pares.
  • Estar informado sobre aspectos importantes relacionadas al ámbito académico: contenidos que se están pasando, períodos de evaluaciones, tareas, etc. 
  • Fomentar y valorar las oportunidades de desarrollo social y emocional que brinda la educación.
  • Participar como apoderado, conversar con los profesores sobre los hijos, de sus fortalezas, debilidades y pedir sugerencias para apoyarlos.
  • Hacerse parte de sus aprendizajes: preguntarles qué están aprendiendo y buscar distintas formas de aplicarlo a su vida cotidiana.
  • Conocer a los compañeros y otros papás del curso. Ponerse de acuerdo en las normas comunes,  como horas de llegada en los adolescentes, permisos, etc.
  • Poner el foco en lo positivo: Observar y destacar de forma explícita las fortalezas, cualidades, esfuerzos y logros del hijo, en el plano académico y personal. Cuidar que los comentarios o el acento nunca esté más puesto en las dificultades y carencias.

El programa Aprender en Familia, creado y desarrollado por Fundación CAP, ha beneficiado a cerca de 36 mil estudiantes y sus familias, de un total de 89 establecimientos educacionales, abarcando desde salas cunas y jardines infantiles públicos hasta liceos, ubicados en las regiones de Atacama, Coquimbo, Metropolitana y del Biobío. Su principal desafío es potenciar el aprendizaje y desarrollo de los estudiantes, involucrando a los padres y/o apoderados en su proceso educativo, y potenciando la alianza Familia-Escuela. Con una duración de tres años, es un programa único en Chile, y contempla el trabajo sistemático en tres áreas: Vincular al establecimiento educacional con las familias, capacitar a apoderados para potenciar sus habilidades parentales y fortalecer las redes de apoyo.

 

Compartir

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *