Como mamá y profesora en aula, creo que lo primordial es trabajar las emociones en nuestros pequeños.  

Con simples estrategias podemos ayudarlos a reconocerlas,  comprenderlas, expresarlas y enseñarles a regular sus emociones.

Desde una simple conversación en la cual les podemos preguntar  ¿Cómo están? “bien, contento, triste, enfadado, etc , hasta enseñarles técnicas para expresarse en un momento de rabia o estrés usando diversos recursos.

Los niños de hoy se encuentran cada vez más exigentes y desafiantes. Actúan muchas veces siguiendo el ritmo de sus padres e imitando las conductas de su entorno. Por lo tanto les cuenta mantenerse más quietos, tranquilos y podría decir que serenos.

Luego de observar el comportamiento agresivo e impulsivo, de mis niños en la sala. En mi caso, tengo más de 30. Junto a con las paradocentes que están en la sala en conjunto a la psicóloga que nos apoya, comenzamos a trabajar  con en el proyecto “Cómo me siento” el objetivo principal del taller era que los niños lograran  conocer que son las emociones y para que nos sirven y como poder controlarlas.

Después de varias sesiones, algunos poco a poco fueron internalizando  lo trabajado,  aprendiendo  expresar sus emociones,  manifestando que cosas los hacían enfadar, que cosas les molestaban del otro… Si bien no fue una tarea fácil,  hemos avanzado bastante, lo que no indica que no debemos detener nuestro trabajo. 

Junto a los diversos recursos, tanto audiovisuales, ejercicios de relajación o técnicas motrices y corporales, usamos un maravilloso y gran recurso, los libros.

Para conocer nuestras emociones comenzamos con el libro  el monstruo de colores y emocionario.  Luego usamos  “Vaya Rabieta” del cual les contamos hoy. Este libro es una buena herramienta para que los niños y niñas puedan aprender a controlar los enfados.

Los niños y niñas deben tener claro que enfadarse en determinadas ocasiones es normal, que a todos nos pasa. Pero debemos aprender a controlarnos, antes que podamos hacer algo que nos dañe a nosotros o a otra persona.

A través de esta historia, que por lo demás tiene imágenes claras de cada situación, podemos ir trabajando con ellos que la “cosa” que nos pasa cuando estamos enojados, puede ser muy destructiva.  El protagonista de la historia Roberto no ha tenido un buen día y está de mal humor.  Estaba muy enfadado y su papá le ha castigado en su habitación. Entonces en ese minuto Roberto siente una Cosa terrible que le sale de dentro y que empieza a romperlo todo. ¡Si no la para a tiempo! Se quedará sin nada de sus cosas favoritas.

Poco a poco Roberto comienza a calmarse y a ordenar el desastre que había dejado en su habitación.

Mientras trabajamos la lectura, podemos conversar con ellos  y llevarlos a situaciones de su vida, ¿Qué sucede si no controlas  tu enfado?  ¿Te gusta sentirte enfadado? ¿Que podrían hacer cuando se sientan enfadados?  ¿Te ha pasado algo así alguna vez?

Al terminar la actividad pensaron en que los hacía enfadar, luego pintaron de color rojo una hoja, rallando con mucha fuerza y energía. Después de pintar, rompieron el papel en pedacitos y botar a la basura la rabia que sentían.   

Para terminar la actividad, expresaron sus emociones y nos dimos un fuerte abrazo.

Es maravilloso ver cómo mucho de los niños y niñas, ya logran expresar con claridad cómo se sienten cada día.  Lo que me ánima cada vez más.

Hay muchas otras estrategias, el tema da para mucha conversación, así que en otro artículo te lo contaremos.

Les dejo acá un vídeo que encontramos del cuento… y esperamos que pronto llegue a nuestra tienda online.

 

Ficha del libro

Autor e ilustrador: Mireille d’Allancé

Editorial: Corimbo

ISBN: 9788484701477

Edad recomendada: de 3+ 

 

 

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *