fbpx

¿Qué es un fular y cuáles son las ventajas de su uso?

 

¿Qué es un fular?

El Fular es una larga pieza de tela que sirve para ajustar al bebé sobre el cuerpo del adulto en la posición deseada mediante nudos. Debe ser normalmente para una persona de talla media. Con un fular de 4,5 metros y 70 centímetros bastará para hacer todos los nudos. El peso del bebé se distribuye en diferentes zonas del cuerpo del portador, dependiendo de la posición elegida. Es el portabebés que mejor consigue la posición correcta del bebé, fisiológicamente hablando.

Ventajas:

  • Es el portabebés más versátil, permite una gran variedad de posiciones, adaptándose a cada etapa del desarrollo y crecimiento del bebé.
  • La sujeción es óptima cuando se usa correctamente.
  • El cuerpo del bebé va perfectamente pegado al del portador, garantizando una correcta sujeción.

Recuerda que:

  • Es necesario practicar las diferentes posiciones para adquirir soltura.
  • El hecho de que sea una tela de gran longitud, así como el tema del anudado, puede hacer que no resulte atractivo para algunas personas, que prefieren otros medios de ajuste.
  • Los fulares elásticos no están recomendados para bebés y niños de un cierto peso, prefiriéndose en ese caso los no elásticos, aunque para momentos puntuales pueden usarse si se ajusta correctamente.

Siempre ten presente:

  • La posición del bebé es la correcta: piernas formando una M (en ranita, con las rodillas más altas que el potito) y espalda formando una C.

* Siempre debes realizar el asiento con la parte de abajo del fular, de modo que este sostenga el cuerpo del bebé y mantenga sus rodillas más altas que sus nalgas.

* Con un bebé recién nacido siempre respetar la curvatura natural de su espalda, su posición fetal natural, sin aplastarla indebidamente.

  • Se puede ajustar al bebé de manera que quede bien pegado al cuerpo del portador (si te agachas, el bebé no se despega de tu cuerpo).
  • El bebé queda suficientemente alto (puedes darle un besito en la cabeza sin prácticamente agacharte) de manera que el peso se reparte bien sobre tus caderas y no sobrecargas las lumbares.
  • Las tiras de los hombros no se quedan cerca del cuello, sino que pueden colocarse encima de los hombros o entre el cuello y el hombro.
  • Se debe ir ajustando pliegue por pliegue de la tela del fular para que quede sostenido el bebé vértebra por vértebra.
  • Nunca colocar a un bebé mirando hacia adelante.
  • Practicar frente a un espejo con un muñeco, hasta que sepas y domines la técnica. Una vez conocido el nudo y te sientas segura, hazlo con tu bebé con la ayuda de una asesora de porteo y/o frente a un espejo.
  • Asegúrate que tu bebé pueda respirar en todo momento, fíjate que nunca toque su mentón con su pecho.
  • No saltes ni hagas movimientos bruscos con tu bebé en el fular.
  • No consumas y ni manipules alimentos calientes con el fular puesto ni realices actividades peligrosas como planchar o manejar.


Texto elaborado por Katherine Parada, asesora de porteo, creadora de Portando Amor

Compartir

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *