imagen-IDimagen-ID-08514144La terapia con flores de Bach es un tipo de tratamiento considerado “complementario”. Es decir, aquellos que se escapan de la medicina tradicional o alópata.

Son una terapia natural, sin contraindicaciones o efectos secundarios, que no interfiere con otras terapias, con resultados notables y en muchos casos rápidos y duraderos.

Para Bach, la enfermedad es un aviso que nos ayuda a entender en qué nos estamos equivocando y una oportunidad para cambiar nuestros comportamientos.

Este método curativo, se basa en el hecho de que la enfermedad no sólo es el resultado de trastornos corporales sino que tiene su origen en sentimientos y actitudes negativas que bloquean nuestra energía vital.

Mediante la armonización de los estados negativos, las flores ayudan a restablecer el equilibrio emocional perdido.

Cada uno de los 38 remedios descubiertos por el Dr. Bach se asocia con un estado anímico básico que ayudan a equilibrar una característica o estado emocional negativo en particular, por ejemplo: el miedo, la falta de confianza, ansiedad, angustia, pánico, depresión, entre otras.

“Una vida afectiva sana y una personalidad equilibrada permitirán que su cuerpo encuentre su propio estado natural de salud

hora

Compartir